sábado, 30 de noviembre de 2019

Luna,mi musa nocturna


By Hechicero de Dragones
Luna, mi musa nocturna
Luna, musa nocturna que por las noches me embruja con tal expectativa que a mi inspiración cautiva.

Ante el surgimiento de su enigmática figura, mis reacciones derraman en incontables emociones.

Dentro del excelso universo engendramos poesía. 
¡Que dulce o amarga a mi atracción sobre tu órbita impacta!

Luna amorfa, rechazas la perfección en el amor y abrazas la imperfección del corazón.

Luna rocosa, desesperas cuando la atención de mi mirada es neutralizada por el oscuro hemisferio donde tu cordura desfallece.

Luna, son tus fases lunares simples efectos de mis estados emocionales. ¡Que codependientes se restriegan con inimaginable devoción!

Luna, son tus acercamientos actos premeditados que desbordan mi locura. Debido al deseo de poseer una vez más tu brilloso cuerpo,  irracional arremete en contra de nuestra próxima separación.

Luna, impactas con tu bipolaridad en mis estados mentales. Transformándome en tu criatura predilecta que aúlla con recelo ante el abandono de su mentor.

Luna, antes de tu próxima partida ya dormita sobre mi desgarrado pecho tu cambiante sentimiento.

Y con la cordura que me permite tu embrujo, plasmo hoja por hoja los antecedentes de nuestra historia; para esperanza de los amantes, ¡se predice el futuro de nuestra unión! 

Luna,  poetisa concurrida que ante el amor y desamor; vivos o muertos; mortales e inmortales, causas efectos colaterales no importando dicha condición.

Luna, que posesiva atraes a mi pensamiento hacia tu árido cuerpo convirtiéndome en el verdugo de tu seno y ante tal impacto, sobre tu expuesto rostro, con orgullo exhibes enormes cráteres sinónimo de nuestra pasión.

Luna, amante nocturna que rechaza con su cálida luz malsanos deseos, que confabulan con el fin de alejar de tu órbita mi constante recuerdo.

Luna, musa nocturna que en cada uno de nuestros encuentros te jactas de desterrar el miedo causado por nuestra próxima separación, en la cual mi voz ya en  ausencia te convoca con finito fervor.

Luna, princesa amada y a la vez repudiada. Ante la lejanía de mi aliento ansiosa pretendes con tus cálidos besos perpetuarte dentro de la frialdad de mi sentimiento. Sentimiento causante de tu frenética obsesión que por las noches alimentas con mi contradictoria inspiración.

¡Luna, mi musa nocturna que a mi soledad con paciencia doblego!
By Hechicero de Dragones
©Reservados
""Mi mundo a colores"

lunes, 4 de noviembre de 2019

Tradición


By Hechicero de Dragones
Tradición
En México ya el viento transpira a chocolate y dulce pan de muerto; ante tan inevitable tentación la Muerte sabe qué la anhelada fecha cada vez está más cerca. Esa velada tan especial donde se propicia el reencuentro entre vivos y muertos.

Con entusiasmo evoca la variedad de ofrendas que tendrá que degustar y comienza a preparar el gran listado de almas que deberá de despertar, qué abrigadas por la eternidad yacen en un sueño profundo, solo interrumpido por el clamor de sus seres queridos.

Ya los desfiles a su enigmática persona invaden las calles del centro histórico de este diverso país, que sin miedos la mienta y de su persona arman una gran fiesta. La Muerte, en calidad de invitada especial sin enojos acepta su respeto. Esto debido a que permite a los seres vivos, que cada mes de noviembre sus entrañables fallecidos les visiten y por unos minutos conversen espiritualmente.

Y cada año es más el fervor de tan ancestral tradición, que ya mexicráneos y alebrijes pacientes se exhiben sobre reforma, mostrando movimiento al ser admirados por la Muerte, que sorprendida reconoce la creatividad del mexicano, debido a que en su honor los ha creado.

El día de muertos, herencia de un mágico pueblo conmueve a la Muerte, a tal grado que del 2 al 3 de noviembre ella se hace presente, pero nunca deja trabajos pendientes. Ya que con esmero cuida su rebaño de almas y a su partida se lleva a las que dolorosamente se desprenden de la Vida figurando su nombre en su infinita lista.

Ante el fervor de la fiesta, ante la ingesta de tequila y chelas, Vida y Muerte festejan. Y pese a ah estar un poco ebria, la Muerte no deja a ninguna alma en pena, ya que al lado de ella también se hacen presentes, el alma de perros, gatos e infinidad de especies que en vida fueron felices al lado de sus amigos humanos, que hasta el final de sus días les procuraron.

Y antes de que acabe dicho festejo, les recuerda a su rebaño degustar todo lo que se les a ofrendado, ya que pasará más de un año en que nuevamente los recuerdos de los humanos, linaje vivo que aún no parece los despierten, debido a que dentro de sus  recuerdo perenne los mantienen.

La Muerte pese a ser un ser eterno y poderoso ente, no puede evitar sucumbir a las delicias de esta tradicional cocina, y prepara antes de su partida una lista del itacate con el que al inframundo debe retornar. Y así en aquellos meses, seguir degustando en soledad de tan deliciosa comida y refrescante bebida, mientras llega otro festejo de tan especial día de muertos.

Chopeando chocolate con rico pan de muerto, la Muerte divaga en las sorpresas que los humanos le deparan en el próximo festejo de día de muertos, donde la ensalzan sin miedos y con afecto sentimiento. Ya llegado el momento, con gozo despertará a los muertos, pese al regaño de sus hermanos los eternos.
By Hechicero de Dragones

©Reservados
"Mi mundo a colores"

lunes, 21 de octubre de 2019

Un beso

By Hechicero de Dragones
Un beso es un acto sublime que evoca el despertar emocional y físico de aquellos labios a los que se entrega, causando mutuo enamoramiento o en su defecto desilusión. ¡Esto en base a la veracidad de su declamada alusión.

Dependiendo de la intensidad del beso, puede ser que al prodigarse a labios expertos e inexpertos envíe señales a nuestro cerebro. Segregando sustancias químicas que entre estrógeno y testosterona nuestro olfato aceptará o tan solo ignorará dicha mezcla de hormonas. 

Un beso provoca infinidad de reacciones que como tales colibríes, atraídos por las excesivas feromonas secretadas por la mezcla de saliva polinizan ese apasionado momento con el dulce sentimiento que desborda por los poros de nuestro cuerpo.

Un verdadero beso, es aquel que al ser dado y correspondido acciona las pulsaciones del corazón. Aproximadamente de 60 a 100 latidos libera expresiones que se denotan a través de nuestro rostro sin desmedida negación.

Un beso es un catador de sentimientos.
Es decir, con un simple beso podemos saber hasta donde la química nos permite ser compatibles con aquella persona.

Un verdadero beso incitará siempre un constante deseo por poseerlo, pero jamás se comparara con la negación de un vil arrepentimiento.

Un beso es aquel que pese el tiempo y la distancia, la vida o la muerte se muestra como innegable compañero de nuestros labios, que perenne su efecto nunca perece.

Un beso es la semilla que en los labios del ser amado germina y ante la mutua intensidad deriva en sensaciones infinitas, mientras dentro de la boca del portador dicho beso gesta inigualable metamorfosis. Liberado suspiros que como tales mariposas al viento se entregan de forma majestuosa.

Un beso es la exhalación de amor que sin caretas se declara sin ninguna pretensión. Puede ser nuestro cielo o nuestro infierno, dependiendo con que intensión lo confiemos.

Un beso es aquel que al ser depositado en los labios del ser amado,
 deja a su resguardo parte de su innegable legado. Ese sentimiento que en completa desnudes se entrego a los labios de su probable querer.

Un beso es un dulce caramelo ante un amargo aliento, 
que con infinidad de estados impacta sobre nuestros labios neutralizando su probable engaño.

Un verdadero beso es una constante caricia que ante la ausencia de respuesta se muestra tal cual tierna sonrisa.

Un beso es aquel que por más que pierda a través del tiempo la perspectiva de ese sentimiento, persiste en ser leal, al no entregarse cuando ya solo el deseo por la carne le llame.

Un beso es un sublime acto que entrelaza a dos corazones vinculando emociones y mutuas sensaciones.

Un beso es aquel que no tiene forma, no tiene edad ni sexo.
No es clasista, no es vengativo, no es elitista. Es tan solo un beso que al posarse sobre desnudos labios despierta nuestra libido sin ya confundirnos. 

El verdadero argumento del beso es el medio por el cual se expresa nuestro ritmo cardíaco. Innegable voz del corazón, que confronta los miedos de eso labios, fermentando de dulce encanto a su pasada decepción
By Hechicero de Dragones
©Reservados
“Mi mundo a colores”

viernes, 20 de septiembre de 2019

Cuervos

By Hechicero de Dragones
Cuervos
Hambrientos los cuervos se alimentan de mi cuerpo.
Atragantándose de mis restos crean un vínculo inquebrantable entre tu voluntad y mi sentimiento.

Sus filosas garras de mi pecho ya han hecho su innegable aposento. 
Y con su espeso plumaje anidan sobre este deprimente hueco en donde hace milenios mi corazón dejó de latir debido contacto de tu inmortal beso.

Tal criaturas carroñeras, al probar de mis labios hacen suyo el pasado de mis besos y en pleno aquelarre la muerte otorga movimiento a estos restos evitando que las lascivas caricias del tiempo se aprovechen cada vez más de mis ya patéticos restos ante la vista de mortales y muertos.

Debido al deseo de tu desmedido apetito, sus incesantes graznidos a mi alma convocan desde el más allá reproduciendo aquellas frases que en el pasado ensalzaban la sexualidad de mi género. Ese que desde el inframundo ambicionaste y por capricho y para poseerlo otorgaste potestad a tus leales aves vinculando a través de sus filosos picos el añejo sabor de mi putrefacta carne con el éxtasis de tu libido.

Mi destino como tal bufón hace escarnio sobre la definición de protección o mal augurio, aun así los cuervos nunca ceden y aferrados con desesperación ante mis restos se muestran como genuina simbología de mis deseos. Y si alguien ajeno a mi sentimiento pretende arrebatarme de tu aposento, con sus afiladas garras a diestra y siniestra devoran las córneas de aquellos seres, ya sean vivos o muertos que intenten poseer a mis restos aun fuera de los límites de tu lúgubre reino.

Ante el ocaso de tu sentimiento su azulado plumaje contrasta con la blancura de mis huesos, y en pleno apareamiento, tu maldad y mi pureza se mezclan engendrando una peculiar pasión sin un atisbo de inocencia.

Día tras noche obsesionados los cuervos desgarran a mi cuerpo.
 Ellos tragan y tragan intentando llegar hasta donde su oscuridad les permita desentrañar a mi pensamiento, pero mi locura les causa total animadversión desvinculando por momentos a tu libido de mi pureza.

Aun así jamás a mi pecho dejan en soledad pese a que ya se pierde sobre estos huesos, que carne y piel ausentes se muestran de ellos. Infinidad de cuervos leales a tu sentimiento revolotean donde yace mi pureza esperando el momento de interferir ante posible conflicto entre tu debilidad y mi probable entereza.

Aun así, tus cuervos nunca niegan su naturaleza carroñera, ya que al retoñar órganos y carne de mis huesos, ellos hurtan el brillo de mi sentimiento. Brillo que en tu oscuridad ilumina ese preciso momento cuando de tus eternos brazos mi alma se difumina anunciándose mi próxima partida. Y por más que tu obsesión me atesore, este innegable despertar a tu inmortalidad exaspera.

 En ese primer respiro como tal ventrículo tus esbirros con su embustera voz me engañan y mirando hacia donde tu beso reclama una vez más a mi alma, sin consideración me depredan disipando tu infinita sed con la embriagante sangre que incesante emana de mí mortal ser. Y es que con cada una de esas reencarnaciones humectas tus maltratados labios con mi sangre; ¡sello innegable de tu vehemente espera!   

Adictos insaciables, los cuervos festejan uno a uno el despertar de mi alma degustando por siempre del repetitivo sabor agridulce que les proveen los trozos de mi carne. Y recelosos de que alguien ajeno a ellos se haga de mi sentimiento, desde mi primer llamado previeron tal predicción hurtando a mi mortal corazón borrando de sus mentes el lugar donde se resguardo.

Con premeditada malicia ante la vista de seres ajenos su espeso plumaje confunde a mis restos de la vista de candentes deseos. Manipulando por milenios de milenios el libre albedrío de mi sentimiento, que sin objeción hasta este presente impregna a tu libido con el sabor innegable de mi sentido. 
By Hechicero de Dragones

©Reservados
“Mi mundo a colores”

viernes, 23 de agosto de 2019

Los Girasoles no aman en Invierno

By Hechicero de Dragones
Los Girasoles no aman en Invierno
Invierno ha llegado con tal disfraz de enamorado. Pretencioso te oculta de mí, de la luna y las estrellas. Con voraz frenesí te abraza no permitiendo que mis ojos perciban ya las formas de tu excelsa corola!

Con su gélido aliento pretende opacar a mi cuerpo pero, únicamente por días logra contener la libido de mi fuego. Y ante mi ausencia, dentro de las 5 estaciones vocifera: - ¡El altivo Sol no tendrá Girasol al quien amar sin que la razón violente a su corazón!-

Detrás de su séquito de nubarrones mi pensamiento desespera. ¿Es que acaso no deseo que perezcas?, pero tú mi andrógino Girasol te aprovechas de mi momentánea ausencia para que Invierno por completo te convenza!

Como el ser andrógino que eres te entusiasma ser deseado, ser admirado y cortejado por todos. ¡Y sin más expones cruelmente el secreto de mi sentimiento ante el gélido beso del señor del hielo!Y desde aquel suceso, la incertidumbre se ha adueñado de mi sentimiento debido a que tu mirada no me acompaña en cada resurgir de mis mañanas, postergando nuestro añejo ritual de apareamiento. Ese donde la fotosíntesis acortaba la distancia entre tu tallo y cálida mirada. ¡Ni siquiera al evocar aquellos recuerdos cuando la calidez de mi aliento polinizaba sobre tu verde cuerpo perpetuando a tu especie; ¡me salva de tus actuales artimañas!.

En mis cortas ausencias, Invierno se expande con soberbia sobre todos los bosques, trayendo consigo efímeras promesas con las que engancha a todos aquellos seres ególatras y narcisistas. ¡Tú!, siendo uno de esos pocos seres que ante la madrugada de frente me rechazaba por temor a eclipsar la belleza de tu alma. Día tras tarde aceptabas al ocaso al liberarte de mis fastidiosos brazos.

¿Cómo pude ser tan ingenuo al no percibir desde aquel entonces la conspiración de tu vanidosa belleza asociada a las secretas intenciones de mi álter ego Invierno?. Anhelabas abandonarme y aprovechaste la oportunidad de escapar de aquel hermoso valle donde mi aliento fortalecía fuertemente a tus débiles raíces. Raíces que por el efecto de mi ternura se aferraban profundamente en contra de todo lo que pretendiera arrancarte de mí pecho. ¿Eso y mucho más era por lo que me aborrecías?
By Hechicero de Dragones

De norte a sur, de sur a norte, de este a oeste, debido a la libre propiedad heilotrópica en todo momento tu corola con voluntad me procuraba pese a la cólera de tus sentimientos.

Siendo feliz cuando se presentaba la señora de la oscuridad, que por horas te liberaba de mi constante influencia. Ya recuperado tu curso diurno sentías plena confianza de planear un futuro tan diferente al de tus ancestros, que según fueron maldecidos por la misma creación al ser esclavos de mis deseos. 

Eso era lo que te mantenía con fuerza, el odio que se acrecentaba hacia tu mentor, siendo cada vez más fuerte en cada inicio y final de toda estación.  Simplemente yo era el obstáculo más grande ante tus anhelos de libertad, ante la negación de no recibir toda la admiración de aquellos que habitarán más allá de ese valle el cual habías convertido en tu obsesiva prisión.

Como única condición ofrendaste a Invierno tus dorados pétalos para que él te liberará de mi presencia y así te arrancará de esta legendaria tierra donde mis rayos mantenían a tu cuerpo enraizado y a disposición de mis candentes labios, pero para la codicia de Invierno fue tan poco lo ofrendado que en pago de tu deseo exigió a cambio la dualidad de tu virginidad y a cambio de ello tu belleza por siempre eterna mantendría y tus labios jamás serían profanados por los sofocantes besos de aquellos soles a los que pretendiera tu belleza .

¿Te supo envolver con esa voz que quema hasta las raíces o aun consciente del peligro en el que te encontrabas decidiste pactar para no estar bajo mi yugo? ¡Y sin más Invierno de un solo tajo te arranco de mi lado con promesas vanas!

Victorioso y seguro de que se ha llevado el motivo con el que mi existencia brillaba. En cada uno de sus regresos espera ver desfragmentado a mi cuerpo, y con sorna expande hirientes palabras “-de que ya nadie habita en el vacío de mi astronómico pecho-”.

Pero tú aun eras un inexperto Girasol, con eso y más justificaba a mi corazón. Por ello no comprendías del porque la naturaleza nos unió. Del porque mi calor es y era parte esencial de tu secreta belleza y maduración. ¡Y que debido a ese cariño te mantenía en un constante ciclo de renovación, ¡mientras yo despertara sobre tu cielo, tu jamás envejecerías de preocupación,  y una y otra vez renacerías debido al fuego de mi amor.
By Hechicero de Dragones

Fueron dos otoños en los que te vi crecer, en los que tu sonrisa al abrirse reflejaba más y más a la mía. Aun así nunca aceptaste que mi amor se entregaba sin pedirte nada. ¡Estaba tan seguro que alguna vez comprenderías del porque siempre te procuraba!

Son estos los momentos en donde mi conciencia me atormenta con una pregunta trillada y hueca. ¿Acaso has muerto o simplemente tus raíces se aferraron encima de otra tierra y al amparo de otro aliento?

¡Oh tal vez sea verdad lo que invierno presume, que en aquel día en el cual te entregaste hurto tu dorado brillo, marchitando tus suaves pétalos para que nunca jamás tuvieras descendencia!.

Como toda estación él siempre regresa y cada que anhelo saber de ti solo vocifera eclipsando por días a mi entereza. Encerrado dentro de sus nubarrones se jacta del cómo te sedujo, del como tus deseos fueron suyos, del como degusto quemar y cortar tus suaves y verdes raíces, y por último como tú, mi Girasol bebió de sus fríos labios, mientras la dualidad de tu virginidad se le ofrendaba agradeciéndole la libertad lograda. Ya por último, Invierno cuenta que mis caricias te asfixiaban mientras mi sonrisa lentamente te marchitaba.                   

Invierno triunfante luce como corona infinidad de trofeos que según obtuvo fácilmente debido a que la tonta vanidad a los seres les condena. El asegura que sabe cómo influenciar los sentimientos de los que con codicia mienten confirmando que pueden amar. Sobre los cielos soberbios vocifera.- “El imponente Sol no tiene ya a quien hacerle el amor, debido a que fue engañado por un simple Girasol. El cual aprovechando su necesidad de cariño le convenció, que los Girasoles amaban en invierno y en cualquier otra estación”- .

Sus hermanas las estaciones apenadas se encuentran ya que de boca en boca se han enterado que la orden del Girasol fue extinguida por una malsana pasión, y por ello el caballero Sol desde aquel trágico momento no sonríe debido que los Girasoles a su vista ya no le dan confianza ni le procuran pasión.

¿Huiste por voluntad propia o Invierno con mentiras se aprovecho de tu desesperación?. ¡Yo mismo me respondo sin ya justificar tu decisión sin que mi corazón no anhele ya tu regreso. En mi mente no me cuestiono acerca de las causas de tu muerte o simplemente en pensar si con cualquier semilla mi entereza volverá a hacerse fuerte.

By Hechicero de DragonesSobre los firmamentos mi cuerpo envejece, pero por la decepción no permito que mi calor cese. Tengo la responsabilidad con todos los seres que esperan mi despertar. Y aun cuando tu, lúgubre invierno regreses e intentes lacerar a mis oídos con tus gélida burla: “Los Girasoles jamás amarán en invierno ni en ninguna otra estación”. Sabré hacerte frente.

Ya han pasado tantos siglos y observó que en la próxima visita de la primavera una vez más ella toca a mi puerta con la intención de verme una vez más feliz. Decidida suelta su ya preciada herencia brindándome un sinfín de incondicionales seres que comprenden del porqué de nuestra mutua unión. Y que estaremos unidos hasta que los tiempos opaquen la magia de mi brillo o simplemente hasta que el fin de su legado se extinga dejando en soledad a mi sonrisa. Y aunque la próxima orden del Girasol con hechos intente demostrar que posee un auténtico sentimiento hacia mi razón. Suceda lo que suceda recordaré la máxima regla que tiempo atrás mantuvo resguardado a mi sentimiento de la traición. “Los Girasoles no aman en invierno ni en ninguna otra estación debido a que fueron dotados de extrema belleza pero a la madre tierra se le olvido incluirles un cálido corazón.

©Reservados
“Del corazón a la Luna”